CATARATA AVANZADA

En MOAT Oftalmología, el Dr. León es Especialista en Cirugía Avanzada de la Catarata, abarcando desde procedimientos Premium Personalizados que incluyen prescindir de las gafas en visión lejana y el estudio de la posibilidad corregir la Presbicia o Vista Cansada, hasta el análisis y abordaje de Casos Complejos.

La cirugía se realizará en Clínica Avanza Valencia (Calle Guillem de Castro 27, junto a Estació del Nord), clínica de excelencia de Valencia con la que MOAT tiene un acuerdo de colaboración.

¿Qué es la CATARATA? 

Dentro del ojo, existe una lente denominada cristalino que, junto con la córnea, enfoca los rayos de luz en la retina. Como su nombre indica, el cristalino ha de ser como el “cristal”, es decir, totalmente transparente para poder dejar pasar la luz. Con el paso de los años el cristalino va perdiendo su transparencia y finalmente se opacifica, siendo esto a lo que llamamos Catarata. Durante este proceso la cantidad de luz que llega a la retina es progresivamente menor, ocasionando por consiguiente una pérdida progresiva de la visión.

Cirugia-de-catarata2.jpg

La Catarata surge como parte del proceso de envejecimiento general que sufrimos con el paso de los años, proceso que puede acelerarse por factores tales como la excesiva exposición a la luz ultravioleta (marineros, campesinos o pacientes que han vivido en países cercanos al Ecuador), el abuso de tabaco o el alcohol. En ocasiones, otros factores pueden dar lugar a la opacificación precoz del cristalino: traumatismos oculares, tratamiento con algunos fármacos tales como los corticoides, enfermedades sistémicas (diabetes por ejemplo) y/o determinadas alteraciones genéticas. En raras ocasiones está presente desde el nacimiento, a lo cual llamamos catarata congénita. 

Los síntomas de la opacificación del cristalino o Catarata dependen de su localización y del tipo de catarata, siendo que si es pequeña y periférica puede no interferir con la visión. 
El síntoma más frecuente de la opacificación del cristalino es la visión borrosa progresiva. Puede aumentar la molestia que produce la luz y puede hacer cada vez más difícil conducir por la noche por deslumbramiento.

Se producen además cambios frecuentes en la graduación de las gafas. Esto es debido a que antes de producirse la opacificación total del cristalino, los cambios progresivos en su transparencia y grosor hacen que cambie la capacidad de enfoque del mismo y por lo tanto, la graduación. Puede notarse entonces mejor visión próxima (y peor lejana) o mejor visión lejana (y peor próxima) sin gafas. Pero incluso en estos casos, unas nuevas gafas no logran restaurar la una buena calidad visual debido a la menor cantidad de luz que llega a la retina.
Destacar también que los síntomas que provoca la catarata pueden ser similares a los de otras patologías oculares, o darse simultáneamente con ellas y sólo un Oftalmólogo puede realizar un diagnóstico correcto de la misma.

Debido a que la Catarata forma parte del envejecimiento normal de nuestro organismo, no es posible prevenirla más allá del pertinente uso de gafas de sol homologadas y llevar una vida sana y sin tóxicos que aceleren procesos oxidativos en nuestro organismo.
No obstante, resulta aconsejable realizar revisiones oculares a partir de los 45 años para detectarla de forma precoz y valorar el momento óptimo para la realización de la cirugía, siendo que no es necesario esperar a perder mucha visión para operarse.
Y por otro lado, una Catarata muy avanzada se vuelve muy dura, lo cual dificulta la cirugía y puede incrementar los riesgos de la misma.

¿Cómo se puede tratar?

El único tratamiento de la Catarata es el quirúrgico. La cirugía consiste en la emulsificación y aspiración del cristalino opacificado y su sustitución por una lente intraocular artificial. La técnica más utilizada para realizar la cirugía es la facoemulsificación, la cual que emplea ultrasonidos como mecanismo mediante el cuál emulsificar los fragmentos de cristalino.
La cirugía que discurre sin incidencias se realiza en un tiempo breve, de forma ambulatoria (el paciente se va a casa después de operarse) y la anestesia es en la mayoría de las ocasiones tópica (con gotas), lo que proporciona una rehabilitación visual muy rápida.

Todo el proceso se realiza a través de dos microincisiones, motivo por el cual la curación suele ser muy rápida.
El cristalino opacificado se sustituye por una lente intraocular cuya potencia se calcula para cada paciente, lo cual hace posible la compensación de los defectos de graduación. Tenemos en el mercado lentes monofocales (sólo corrigen la visión para lejos) y lentes multifocales (corrigen la visión en lejos y cerca). Además, ambas se pueden realizar en plataforma tórica para corregir también astigmatismos moderados-elevados.

Diferentes pasos de la Cirugía de la Catarata: 1. Facoemulsificación del núcleo del Cristalino previa fractura del mismo. 2. Implante de la lente intraocular. 3 Estado final de la cirugía con la lente implanta en el saco capsular de cristalino ya extraído.

Diferentes pasos de la Cirugía de la Catarata: 1. Facoemulsificación del núcleo del Cristalino previa fractura del mismo. 2. Implante de la lente intraocular. 3 Estado final de la cirugía con la lente implanta en el saco capsular de cristalino ya extraído.

Pasado un tiempo tras la cirugía puede experimentarse una disminución de agudeza visual que suele ser debida a la opacificación de la parte posterior de la cápsula transparente en la que se inserta la lente intraocular. Cuando esto sucede, se trata fácil y rápidamente mediante láser  YAG, que se aplica desde el exterior del ojo en la consulta, recuperándose la visión anterior a la opacificación.

A pesar de los buenos resultados, como todas las cirugías, no está exenta de riesgos. Aún sin haber tenido una complicación, en el post-operatorio se pueden dar opacidades corneales permanentes, desprendimiento de retina, inflamaciones de la mácula o subidas de tensión ocular, entre otras. En caso de incidencia o complicación intraquirúrgica puede ser necesaria una segunda intervención para resolverla.
Todo esto es infrecuente, pero hay que ser consciente que puede ocurrir y de hecho le ocurre en alguna ocasión a cualquier cirujano que opere muchas Cataratas. Por ese motivo es pertinente, con más razón, ponerse en manos de un Especialista acreditado en Microcirugía de la Catarata.

¿Qué es la PRESBICIA o Vista Cansada?

El ojo enfoca las imágenes en la retina gracias a dos lentes, la córnea y el cristalino, situadas en el interior del ojo. El cristalino es una lente que puede deformarse bajo la acción de un músculo, cambiando así su capacidad de enfoque según la distancia a la que estén situados los objetos, lo que nos permite ver nítidamente a todas las distancias mientras somos jóvenes. Con la edad ocurre un proceso de endurecimiento de la estructura del cristalino y ya no se deforma bajo la acción del citado músculo, por lo que a partir de los 40-45 años perdemos progresivamente la capacidad de enfocar objetos a distancias próximas y necesitamos alejarlos con el brazo para verlos mejor. A esto es a lo que llamamos Presbicia o Vista Cansada.

presbicia-vista-cansada-solucion.jpg

La presbicia puede corregirse con gafas, que pueden ser bifocales o progresivas si el paciente presenta además algún otro defecto de refracción en visión lejana, pero ello implica depender de ellas para muchas actividades de la vida diaria.  

¿Cómo se puede tratar?

Existe la opción electiva de poder operar la vista cansada, opción que proporciona una elevada independencia de gafas para la gran mayoría de las actividades de la vida diaria. Actualmente hay varios procedimientos en el mercado que se ofrecen a la hora de realizar la operación de Presbicia o Vista Cansada, pero las técnicas que se basan en la sustitución del cristalino son las más generalizadas por proporcionar mejores resultados visuales de forma definitiva, ya que tratan la causa del problema que está en el cristalino.

Consiste en la sustitución del cristalino por una lente intraocular multifocal y esta cirugía implica también la corrección de cualquier otro defecto de refracción asociado en visión lejana, lo que permite una buena visión tanto cercana como lejana sin necesidad de uso de gafas. Ello siempre y cuando el cálculo de la potencia de la lente se haya realizado de forma precisa (para ello se requiere la tecnología de última generación y los conocimientos necesarios para aplicarla) y sin sorpresas en el resultado refractivo.

Como aparato de la Unidad de Cirugía Avanzada de la Catarata y Córnea tenemos el Biómetro-Tomógrafo corneal Pentacam AXL (de Oculus, casa comercial alemana). Una doble máquina en una, la cuál es la última tecnología del mercado para el análisis exhaustivo de las enfermedades de la Córnea y del Cálculo de la Potencia de la Lente. Y recordemos que un cálculo de la potencia de la lente de alta precisión es fundamental para conseguir una Cirugía de la Catarata en la que el paciente pueda prescindir del uso de gafas.

Existen diferentes tipos de lentes multifocales y es el Oftalmólogo especialista en este tipo de Cirugía de Presbicia el que mejor puede decidir según la edad del paciente, necesidades visuales por trabajo o aficiones u otros condicionantes individuales, cuál es la mejor lente multifocal en cada caso.
Es necesario realizar, en primer lugar, un examen oftalmológico exhaustivo para valorar si el paciente es candidato a este tipo de cirugía, ya que se requiere un ojo sin ninguna otra patología ocular para el correcto funcionamiento de estas lentes. Y en segundo lugar, para decidir cuál es el implante más adecuado en cada caso.

Insistimos; no todos los pacientes son buenos candidatos a este tipo de lentes, motivo por el cual debe realizarse una correcta selección del paciente por parte del Oftalmólogo especializado en este tipo de técnica.

Análisis y abordaje de Casos Complejos

 Consulta tu caso complejo de Cirugía de Catarata con el Dr. León:

  • Catarata dura e hipermadura.

  • Pupilas que no dilatan.

  • Riesgo de IFIS.

  • Pseudoexfoliación e inestabilidad de la zónula del Cristalino.

  • Cristalinos subluxados.

  • Ojos muy cortos en hipermétropes elevados.

  • Cámaras anteriores estrechas.

  • Córnea guttata y Distrofia de Fuchs.

  • Ojos muy largos en miopes altos.

  • Ojos únicos (anatómico o funcional).

  • Diabéticos.

  • Patología ocular acompañante (Glaucoma, Córnea, Retina, Uveítis, Estrabismo)

  • Pacientes ansiosos.

  • Dificultad en la colaboración por el motivo que sea.