La Córnea es la estructura más externa del ojo, la cuál actúa a modo de ventana que protege el interior del ojo y cuya transparencia es necesaria para que pueda entrar la luz correctamente. Posee propiedades refractivas que posibilitan el correcto enfoque de la luz en la retina y precisa de una correcta curvatura para realizar de forma adecuada esta función. Así, cualquier afectación de la misma puede conducir a una pérdida de visión con mayor o menor importancia. Además de dolor o enrojecimiento ocular.

images.jpg

El castellonense Dr. León ha sido Especialista en la Unidad de Córnea del Hospital Universitario La Paz de Madrid y trabajó en la reconocida Unidad de Córnea del Hospital cordobés La Arruzafa, altamente especializada en Trasplante Corneal.

Puedes consultar con nosotros ante cualquiera de las siguientes situaciones que comprometen la Córnea:

- Alteraciones de la Superfície Ocular de tipo Ojo Seco u Ojo Rojo por el motivo que sea.
- Infiltrados corneales post-Conjuntivitis Vírica.
- Úlceras corneales de cualquier tipo.
- Queratalgia recidivante.
- Distrofias corneales y enfermedades metabólicas que cursen con depósitos corneales.
- Queratocono.
- Debilitamientos corneales tras Cirugía Refractiva.
- Astigmatismos elevados o irregulares.
- Cicatrices corneales.
- Córnea guttata y Distrofia de Fuchs, y descompensaciones corneales por Distrofia de Fuchs.
- Descompensaciones corneales post-Cirugía de Catarata.
- Valoración de necesidad de Trasplante Corneal.

Por último destacar que para analizar la morfología de la Córnea en su máxima extensión contamos con la más acreditada tecnología a nivel mundial en la materia: el Pentacam AXL de la casa comercial alemana Oculus. 


OJO SECO

Se trata posiblemente de la enfermedad ocular más prevalente y más si cabe en la "era de las pantallas" en la que nos encontramos. Fijar la mirada en una pantalla hace que parpadeemos menos y ello facilita la evaporación de la película lagrimal. Además, otras causas comunes de empeoramiento del Ojo Seco son la conducción prolongada por fijación de la mirada en la carretera y por el aire del salpicadero dando en la cara, los aires acondicionados fríos y calientes, los climas extremos (climas secos con mucho calor o mucho frío), la polución de las grandes ciudades, el viento o factores hormonales, especialmente en la post-menopausia. También la concomitancia con otras patologías oculares, como la Blefaritis Posterior que produce Ojo Seco evaporativo, el Síndrome de Sjögren autoinmune que cursa con Ojo Seco hiposecretor que puede ser muy severo, los post-operados de LASIK que pueden presentar un Ojo Seco hiposecretor por falta de sensibilidad de la Córnea (la sensibilidad es necesaria para desencadenar el lagrimeo), las alteraciones mecánicas de los párpados como el "Síndrome de Párpado Flácido" o la exposición del globo ocular por la mala función palpebral, como por ejemplo ocurre en las parálisis faciales.

Todas estas y unas cuantas más son causa de Ojo Seco, y este puede cursar con dolor desproporcionado al parpadeo, sensación de tener tierra en los ojos, Ojos Rojos y/o lagrimeo paradójico por irritación de la Superfície Ocular.