OJO ROJO

Sea cuál sea la causa de Ojo Rojo, es preciso revisarse para valorar la causa y actuar en función de los hallazgos. Primero porque puede ser indicativo de una patología ocular que si no se trata a tiempo puede empeorar y dejar secuelas, como puedan ser las Uveítis por ejemplo (que posteriormente describiré lo que son). Y segundo porque las causas de Ojo Rojo suelen tener sencilla solución con su debido tratamiento, indicaciones y revisiones.

Normalmente las causas de Ojo Rojo más frecuentes son el Ojo Seco, la Blefaritis Posterior (que es una de las causas del Ojo Seco), las Conjuntivitis Víricas, las Conjuntivitis Alérgicas, las úlceras o alteraciones en la superfície de la Córnea y de la Conjuntiva, las Hemorragias Subconjuntivales secundarias a subidas de la tensión arterial o venosa o leves traumatismos, la Uveítis, la Epiescleritis (inflamación normalmente autoinmune de los vasos de la epiesclera), o el Glaucoma Agudo de Ángulo Cerrado, que cursa con gran dolor periocular además de con Ojo Rojo.

Estas son las más frecuentes, pero hay otras menos frecuentes que también es necesario contemplar siempre a la hora de diagnosticar una causa de Ojo Rojo.